Connect with us

Aquí abajo, todos flotan

Revista

Aquí abajo, todos flotan

Aquí abajo, todos flotan

Por Ricardo Lima

Remake es una palabra capaz de aterrarme de manera inmediata y que al instante me predispone a sospechar que dicho proyecto será un rotundo fracaso. ¿Necesita ejemplos recientes? ¿Qué tal Poltergeist, Ben-Hur o Punto de quiebre? Hollywood parece no comprender que el simple hecho de que un filme haya tenido éxito hace más de veinte años, no garantiza el mismo resultado hoy en día. Concedido, existen varios remakes exitosos que inclusive superan a sus homónimos originales como La Cosa (1982), 12 Monos (1995), La Mosca (1986) o Casino Royale (2006). Ahondando más en el tema, incluso existen películas que se vieron limitadas por la tecnología de la época y que piden a gritos un remake digno como La historia sin fin, Corazón de dragón o prácticamente cada una de las películas de superhéroes producidas antes del año 2000. Eso es algo que puedo comprender. Rehacer una película que se vio limitada por la tecnología del momento y cuya calidad fue afectada directamente por dicho factor; pero este no es el caso de ESO.

Primero que nada le advierto que pese a que intentaré hablar sobre Eso sin revelar elementos vitales de la trama, quizá toque algunos puntos de menor importancia. Considérese advertido.

ESO es una novela del maestro del horror Stephen King publicada en 1986. Debido a su gran éxito, fue adaptada para la televisión en 1990 en forma de miniserie. Así es, la película que millones de fans recordamos, esa que rentábamos en dos casetes VHS de dos horas cada uno, no era una película, sino una de las mejores miniseries de los años 90´s. Sin explayar, me siento confiado al asegurarles que la adaptación es muy fidedigna al material base, únicamente minimizando su elevado tono sexual y “gore”. En realidad, si vio la miniserie existen pocos motivos por el cual deba leer la novela. Con eso fuera del camino, hablemos de las diferencias entre la miniserie y la nueva adaptación fílmica.

Los avances parecen indicar que el proyecto es básicamente una recreación toma-por-toma, similar a la realizada en 1998 para el filme Psicosis. ¿Es acaso esto algo malo? No lo creo. ESO no fue tan popular a nivel mundial como debió de haberlo sido, y en vista a que la miniserie sigue tan de cerca la novela, no veo nada de malo con que esta nueva producción también se mantenga leal al gran material base que King escribió hace más de 30 años. En realidad la gran diferencia la dicta el tiempo del medio, ya que una producción fílmica solamente cuenta con 120 minutos para presentar su historia; y en el caso del cine de horror, unos escasos 100 minutos. Lo que esto significa es que la nueva película solamente cubrirá los eventos del Club de los Perdedores, y no la parte de la novela que presenta a los personajes adultos y su regreso a Derry.

Personalmente pienso que este sería un buen punto para dejar de leer si no ha leído la novela o visto la miniserie, ya que entraré más a detalle sobre la trama.

La miniserie original no está dividida en dos partes iguales de dos horas como la mayoría de la gente cree; en realidad le asigna más tiempo a la infancia de los personajes, por mucho la mejor porción de la historia, lo cual quiere decir que la nueva ESO necesitaría más de dos horas para cubrir las desaventuras de los Perdedores. Sin embargo, recordemos que la miniserie inter-corta escenas de los adultos en su primera “mitad”. Cómo Mike los contacta para avisarles que ESO ha regresado, sus reacciones y dónde se encuentran en sus vidas al momento de recibir la aterradora noticia de su inevitable regreso a Maine. Al parecer, y a juzgar por la falta de actores casteados para los roles adultos, asumo que en este primera cinta no veremos escena alguna de las versiones adultas de los Perdedores, lo cual cortaría al menos veinte minutos de filme, permitiéndole al director argentino, Andrés Muschietti (Mamá 2013), presentarnos la historia de Bill y sus amigos con mayor detalle. Si ese es el caso, ¡bravo! Siempre prefería la historia del Club de los Perdedores. Es más creíble y aterradora que el regreso de los adultos traumados. Piénselo por un instante… Un grupo de niños de primaria intentando detener a un ser ancestral que no solamente conoce tus peores miedos y te los enseña, sino que es capaz de alterar su forma y aparecer en cualquier lugar sin que los adultos lo noten. Si me pregunta  mí, ¡es mucho peor que Freddy y Samara juntos!

Aun cuando ESO fue un gran proyecto para la televisión, fue solamente eso, una miniserie con limitado presupuesto. Ahora la historia es diferente. Andrés tiene más dinero, más personal y, en teoría, mejores actores. Pero es ahí precisamente en donde reside mi mayor temor. En el casting. La miniserie tuvo un casting excepcional. Cada miembro del Club de los Perdedores, con quizá la excepción de Beverly, gritaba “Perdedor” a leguas. Eso hacía que, como audiencia, deseáramos su victoria y, sobre todo, su supervivencia. En verdad espero que los nuevos Perdedores posean al menos la mitad del carisma del elenco original. Por cierto, Henry fue otra gema invaluable. Junto con Nelson (Simpsons), era la representación perfecta de un Bully sociópata que constante generaba miedo y tensión en cada una de sus escenas. Y para terminar: Pennywise… ¡Uff, ni qué decir! Quizá la mejor actuación de Tim Curry. Era astuto y amigable cuando tenía que serlo, y aterrador y perverso cuando lo deseaba. Hasta el día de hoy recuerdo haberle temido más a Pennywise en su versión “payaso”, que cuando se transformaba y mostraba los dientes o aquellas patas y dedos arácnidos. En corto, siempre le tuve miedo a Tim Curry y a su brillante actuación, no al ser ESO… y no sé si Bill Skarsgard sea capaz de llenar sus zapatos… esperemos que sí.

Comments

comments

Continuar Leyendo
También te podría interesar...

Editor de GranCinema de día. Superhéroe de identidad reservada de noche.

Clic para comentar

Más de Revista

  • Revista

    Los hijos de la revolución: rememorando Rojo Amanecer

    Por

    “La arcilla fundamental de toda obra revolucionaria es la juventud”

  • Revista

    ¿Alguien lo recuerda? Wesley Snipes

    Por

    No lo has olvidado… ¿verdad?

  • Revista

    El cine que quizás no conoces: Dr. Insólito

    Por

    Insólito sería que la hayas visto.

  • Revista

    Guía básica para crear tu primera ópera prima

    Por

    Todos podemos.

  • Revista

    El cine que quizás no conoces: Taxi Driver

    Por

    O si la conoces, ¿La has visto?

To Top