Connect with us

¿Alguien lo recuerda? Wesley Snipes

Revista

¿Alguien lo recuerda? Wesley Snipes

¿Alguien lo recuerda? Wesley Snipes

No lo has olvidado… ¿verdad?

Por Ricardo Lima

¿Alguien lo recuerda? ¿Negro, atlético, gracioso, experto en artes marciales, criminal sentenciado? ¿No, nadie? No les culpo si nacieron después de 1999; pero si no fue así, ¡¿en dónde demonios estuvieron escondidos que no recuerdan a una de las estrellas de acción más grandes del cine de los noventas?! Claro, comenzó a actuar a mediados de los ochenta e inclusive participó en el video de “Bad” (1987) de Michael Jackson; no obstante, su verdadera carrera comenzó con un papel secundario en la cinta Major League (1989) junto al controversial Charlie Sheen. El éxito de la cinta le brindó oportunidades de estelarizar proyectos como El rey de New York, New Jack City y Quédate conmigo, demostrando que en una época en donde los actores de color por lo general no eran capaces de generar grandes taquillas, Snipes parecía poseer la mezcla de estilo, carisma y apariencia que las audiencias norteamericanas amaban.

1992 fue un año fantástico para Wesley ya que su reencuentro con Woody Harrelson en Los blancos no saben saltar, una película sobre el baloncesto callejero, fue un gran éxito de taquilla; al igual que Pasajero 57, en donde Snipes prácticamente actuaba de John McClane (o sea, Bruce Willis en Duro de Matar) a bordo de un avión comercial. Sin embargo, 1993 fue sin duda el mejor año de su carrera con dos súper éxitos internacionales junto a grandes talentos de la industria como Sylvester Stallone (por la cinta El Demoledor) y Sean Connery (Sol Naciente). ¿Qué sucedió después de todos estos éxitos? Algo sumamente extraño… el trabajo de actuación de Snipes actualmente mejoró, pero sus películas comenzaron a fracasar en taquilla y con la crítica. Drop Zone, Asalto al tren del dinero (de nuevo haciendo mancuerna con Woody Harrelson), El Fanático (junto a Robert De Niro), Asesinato en la Casa Blanca (Diane Lane)… todas tronaron en las taquillas locales e internacionales; y no fue hasta 1998, cargado por el éxito de Robert Downey Jr. y Tommy Lee Jones, cuando Wesley por fin regresó al estrellado con la cinta U.S. Marshals, la continuación del premiado filme El Fugitivo.

Y para todos ustedes fans de las películas basadas en cómics (y de vampiros), aquí tienen un dato interesante: quizá de no ser por la horrenda adaptación de un cómic menor de Marvel llamado Blade, el auge de este tipo de películas jamás hubiese llegado. A pesar de mi comentario anterior, Blade fue un éxito masivo de taquilla y generó dos secuelas adicionales; convirtiéndose sin duda alguna en la mayor y casi única fuente de ingresos para Snipes por seis años.

Pero ya hablamos suficiente de cine, ahora hablemos de los problemas legales del señor Wesley, y vaya que son muchos. Durante la filmación de Blade: Trinity, el actor sintió que su papel fue “minimizado” y el muy “prima donna” únicamente se dignó comunicarse con el director por medio de notas “post-it”, además de rehusarse a decir sus líneas y simplemente parase en el set, callado y molesto, con tal de cumplir con su contrato. Pero eso no es todo… el 24 de abril del 2008 Snipes fue sentenciado a tres años en prisión por el crimen de fraude fiscal, llegando a deberle un impresionante total de 20 millones de dólares al fisco norteamericano (IRS, por sus siglas en inglés), de los cuales solamente ha pagado 5 millones hasta el día de hoy. Fue liberado el 2 de abril del 2013 y en un par de meses lo verán de regreso en la pantalla grande en la cinta Los mercenarios 3 en el rol de “Surgeon”, cortesía de su viejo amigo Stallone para ayudarle a retomar su carrera.

Ha recibido 17 nominaciones por su trabajo, casi todas en categorías y festivales menores a los cuales no vale la pena entrar en detalle, y reportó salarios de 30 mil dólares por su primera película y 13 millones por Blade: Trinity. Ámenlo, ódienlo, recuérdenlo o desconózcanlo; Wesley Snipes ayudó a labrar la historia del cine de acción y honestamente estoy alegre de que contará con una última oportunidad para explotar algunas cosas y romper unos cuantos cuellos. Después de todo, y seamos honestos, Liam Neeson necesita un poco de ayuda de vez en cuando, señores; inclusive un par de manos de acero como las suyas deben de cansarse de cobrar vidas en alguno punto del día… aunque verdaderamente espero estar equivocado.

Comments

comments

Continuar Leyendo
También te podría interesar...
Clic para comentar

Más de Revista

  • Revista

    Asesinato en el Expreso Oriente ¿quién será el culpable?

    Por

    Revive esta gran historia, con un nuevo elenco.

  • Revista

    Los hijos de la revolución: rememorando Rojo Amanecer

    Por

    “La arcilla fundamental de toda obra revolucionaria es la juventud”

  • Revista

    El cine que quizás no conoces: Dr. Insólito

    Por

    Insólito sería que la hayas visto.

  • Revista

    Guía básica para crear tu primera ópera prima

    Por

    Todos podemos.

  • Revista

    El cine que quizás no conoces: Taxi Driver

    Por

    O si la conoces, ¿La has visto?

To Top